Cuando el trabajo del instituto es elaborar vinos y jabones tradicionales

OURENSE

Las profesores del IES Vilamarín que coordinan los proyectos que participan en el FP Innova
Las profesores del IES Vilamarín que coordinan los proyectos que participan en el FP Innova Santi M. Amil

El IES de Vilamarín participa con dos proyectos en los FP Innova del 2022

09 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La Cidade da Cultura de Galicia albergará, dentro de un año, la edición 2022 de las jornadas FP Innova, una iniciativa de la Xunta que otorga una dotación económica a aquellos centros de formación profesional que decidan realizar proyectos en los que se haga gala de experimentación, investigación y emprendimiento.

En los próximos 12 meses, las escuelas cuyas iniciativas fueron elegidas tendrán que preparar sus trabajos para presentarlos en el Gaiás. El IES de Vilamarín será una de ellas, y además, por partida doble. Lo hará con dos proyectos que, además de centro, comparten la motivación de poner en valor el rico legado histórico de la zona. Isabel Sánchez y Rocío Pérez son las docentes que han impulsado «Lupo 1481, un viño aromatizado feito por nós» y «Xabóns en Terra de Menciñeiros».

El primero, lleva el apodo y año de regencia de «Lopo», cuyo nombre real era Luis, señor y conde del Pazo de Vilamarín, edificación que se sitúa a unos cien metros del instituto y que además le otorga el nombre al centro. El cambio de «Lopo» a «Lupo» vino por la existencia en el pasado de lobos -canis lupus- en la zona. El proyecto surge en el grado medio en Servicios de Restauración, con la motivación de unificar la mayor cantidad de departamentos dentro del instituto. La idea partió de la existencia de viñas en el centro. En su mismo recinto, el IES de Vilamarín cuenta con una extensión en la cual hay plantadas varias clases de uva -desde albariño hasta godello- y con las cuales trabajan los alumnos del grado en Xardinería e Floraría. Agregando el hecho de que en los módulos se toca mucho la realización de destilados, se llegó a la conclusión de que elaborar un vino era perfecto. «Nos interesaba que sirviese para tratar también temas de turismo y dinamización de la zona», apunta Isabel Sánchez.