Malos tiempos para la lírica

tareixa taboada OURENSE

OURENSE

Iria Rodríguez

51 exposiciones, 51 crónicas de Arte para cerrar el año de la pandemia

18 ene 2021 . Actualizado a las 18:50 h.

«Si me preguntas para qué vine a este mundo, te responderé: para vivir en voz alta». Zola.

Hemos descubierto, tras largos meses de angustia y confinamiento con los motores apagados y congeladas las prisas, cuán necesaria es la labor de los artistas para llenar nuestra alma y del arte para recordarnos que tenemos una; siendo el antídoto para aliviar esos vacíos cotidianos de la rutina que hemos ido descubriendo en el silencio de nuestra compañía. El arte nos da alas, nos hace libres para encontrar ese equilibrio humano tan imprescindible y deseable como un abrazo en estos tiempos extraños.

A lo largo de este año que hemos dejado atrás, sepultando más que ilusiones y esperanzas, hallamos en el arte consuelo, empatía, valor, fortaleza y compañía.

Estrenábamos un año con miles de planes que se fueron aparcando en doble fila, proyectos ilusionantes que se fueron aplazando a medida que avanzaban los meses y caíamos en un estado febril de hibernación y desidia. Y allí estaban, los artistas, la cultura, como otros profesionales en primera línea de fuego, dispuestos a salvarnos de caer en el fondo de nosotros mismos.