Ourense encara el sorteo de Navidad con una caída en la venta de décimos

Marta Vázquez Fernández
m. vázquez OURENSE / LA VOZ

OURENSE

MIGUEL VILLAR

«Estos días hay ajetreo, pero los cierres nos han afectado», dice una lotera

20 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«Estos días están siendo locos, hay ajetreo, pero las ventas están siendo menos que otros años y de eso no hay ninguna duda». Así resume la situación que afronta Ourense a dos días del sorteo de lotería más importante del año, la responsable de la administración número 10 de la capital, Gloria Rodríguez. La lotera admite que el confinamiento perimetral debido al coronavirus que vivió la capital desde primeros de octubre hasta hace apenas dos semanas ha afectado a las ventas de forma significativa. «No ha venido turismo, ni siquiera gente de otras localidades por los cierres y eso ha hecho que vendamos menos, es algo que hay que aceptar», admite esta vendedora, que cifra la caída en un 30 % o incluso un 40 %.

Eso sí, dentro de la ciudad el movimiento se ha mantenido. «Los clientes fijos se han mantenido y gastando cantidades similares a las de otros años», explica esa lotera que auguraba horas de mucho trabajo hasta el cierre del lunes por la tarde.

Mucho ajetreo había también este sábado por la mañana en la administración número 3 de la ciudad, situada en la avenida de As Caldas. Con todo, sabe su propietaria que esto es solo un espejismo porque la realidad de la venta dista mucho de lo que está pasando en estas últimas horas. «La cosa está floja», admite Fina Álvarez, que gestiona una administración que lleva 54 años abierta al público. «Este es un año para mantenerse, otra cosa no esperamos», admite, explicando que se ha notado mucha bajada en los compradores que antes hacían participaciones. «Las comisiones de fiestas, los equipos de fútbol, las peñas, los bares o las empresas siempre han demandado mucha lotería para luego venderla ellos en participaciones pero este año como no estaban permitidas las reuniones por el coronavirus, esto se ha perdido», aclara la vendedora, que espera que ese retroceso de venta no sea impedimento para que la provincia se lleve un premio. «A ver si la suerte nos quiere sonreír este año», desea.