Que jueguen


Vamos a hablar de política. ¿También aquí? Debe ser lo que toca. Mucho se ha divagado del pacto que Carmen Calvo y Pablo Echenique negociaron cara a cara -o estarán pergeñando aún-, para que sus jefes salieran satisfechos de la investidura de Pedro Sánchez. Y lo que te rondaré, morena. Que apenas estamos iniciando el nuevo ciclo legislativo.

Por aquí, hasta hemos visto un encuentro entre Núñez Feijoo y Jácome. ¡Quién lo diría, hace apenas unos meses! Pero los vericuetos del poder son tan irreverentes como difíciles de adivinar, aunque me temo que en algunas materias no avanzamos. Y es que durante estos días también oímos muchas cábalas sobre ministerios más o menos apetecibles para unos y otros. Han llegado a calificar algunas carteras como «de estado» para vetarlas a los podemitas.

Y digo yo, a que el deporte me lo van a convertir en parte de un ministerio considerado de segunda fila. Pues no, que no deberíamos tragar. Hace poco tocamos en estas páginas la historia de Alejandra, una niña diabética que participó en el nacional de natación artística. Lo hizo con un sensor de glucosa que permite preservar su salud en tiempo real. Pero es caro -como casi todo lo bueno-, así que el sistema sanitario no lo financia. Total, es para que juegue o haga deporte, como dirán algunos.

Pues me gustaría que nuestros gobernantes permitan que la niña juegue, como aquellos afectados de parálisis cerebral a los que Aixiña y Asesou ayudan a hacer escalada como medida terapéutica. También se merecen ayuda institucional. Ellos y todos los que opten por hábitos de vida saludable. Que jueguen.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Que jueguen