Seis meses de prisión por reanudar la convivencia de mutuo acuerdo tras una condena por maltratos

La mujer, que ejerció la acusación particular, pedía dos años de alejamiento y que el acusado no pudiera entrar en la provincia de Ourense


ourense / la voz

José Carlos M. G. conocía el contenido de una sentencia del pasado mes de enero que lo condenó por dos delitos de malos tratos. Aparte de dos años de prisión, la pena incluía dos años y ocho meses de alejamiento de la víctima. Incumplió la exigencia y acaba de sumar seis meses más de prisión por un nuevo delito de quebrantamiento de condena.

La perjudicada también sabía lo que decía la resolución judicial. Pese a ello, a las pocas semanas, en el mes de febrero, reanudaron la convivencia de mutuo acuerdo. Hasta el 24 de junio, fecha en la que el hombre abandonó la vivienda. No considera probado el juez que aquella noche, como afirma la mujer, la hubiera agarrado por el cuello y le tirara el suelo el teléfono móvil cuando intentaba llamar a la policía.

Valora el juez que la víctima, personada como acusación particular en este procedimiento, había prestado su consentimiento a reanudar la convivencia con posterioridad a la sentencia del mes de enero. Opta, por ello, por fijar ahora la condena en su grado mínimo. Absuelve también de malos tratos al apreciar contradicciones en la versión de la denunciante, quien, al igual que el ministerio público, pedía un año de prisión por el delito de malos tratos, ahora descartado.

La mujer quería al acusado dos años fuera de Ourense

La condena se limita a la pena de prisión por el delito de quebrantamiento de condena. No incluye orden de alejamiento, como pedían fiscalía y acusación particular. Proponían dos años. A la denunciante no le servían 200 metros, sino que quería extenderla a toda la provincia de Ourense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Seis meses de prisión por reanudar la convivencia de mutuo acuerdo tras una condena por maltratos