¿Amigos o primos?


La Vicepresidencia de la Xunta y la Consellería de Presidencia de Alfonso Rueda tienen decenas de competencias fundamentales para los gallegos: la administración pública, la justicia, la seguridad, las emergencias, la igualdad, la violencia de género... Palabras mayores.

Quizás por eso traer al vicepresidente de la Xunta de visita a Ourense para anunciar, con los redobles de una visita oficial y una rueda de prensa, que van a cambiar las puertas y las ventanas de la Casa Consistorial resulta desalentador.

Fantástico que el Concello de Ourense haya conseguido fondos externos para poner al día la carpintería de la casa grande pero desazonador que se presente como un gran logro, como una buena gestión, conseguir que un edificio no se venga abajo mientras otras cuestiones municipales -y lo que es más importante, ciudadanas- están en riesgo de derrumbe o directamente hechas cascotes.

Algo parecido pasó ya en mayo. El entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, fue a Lugo a anunciar su plan para la alta velocidad. En Ourense paró para presentar un sello. Muy bonito y muy entrañable. Pero un sello.

Las pequeñas cosas son importantes. Y es necesario hacerlas. Pero no son suficientes para garantizar la buena marcha de una ciudad.

Las pequeñas cosas son importantes pero, si son domésticas, no hace falta sacarles brillo fuera de casa.

Está bien que el alcalde, Jesús Vázquez, tenga conselleiros amigos que animen su gestión y se hagan fotos pero no que crea que los ciudadanos somos unos primos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

¿Amigos o primos?