Soluciones


Perogrullo se puso las botas en el mundo del balompié, ese que está cargado de tópicos y refranes que a la vuelta de la esquina encuentran al defensor de la postura contraria.

A estas alturas, aquella frase que hizo popular el viejo Vujadin Boskov, es casi filosofía de vida: «Fútbol es fútbol». Y mejor que nadie la entiende Moisés Pereiro, ese joven entrenador que comenzó a mover la batuta este mismo año en el Barbadás, recién estrenado su flamante título de técnico UEFA Pro. El ourensano fue en su día una de las privilegiadas promesas de la Masía azulgrana y llegó a ser el capitán del Barça B. Incluso debutó con el primer equipo, después de compartir horas de entrenamiento desde niño con jugadores como Iniesta, Puyol, Valdés o Pepe Reina. Desde fuera lo veíamos como un futuro profesional de élite, hasta que su rodilla se rompió.

En la Tercera División y la Segunda B siguió forjando esa pasión que siempre lo ha mantenido cerca del esférico, pero su primer paso como entrenador se ha visto recortado a solo catorce partidos. El Barbadás apostó fuerte por él, las cosas como son, pero hasta a Perogrullo le tiemblan las piernas a la hora de hablar de paciencia. La norma no escrita del deporte rey dice que once partidos sin ganar y siete goles en catorce encuentros son una sentencia para cualquier inquilino del banquillo.

En Os Carrís ya habían fallado al prescindir de Miki López cuando el proyecto funcionaba y tendrán que hilar fino para buscar soluciones. A Moisés le queda encontrar otra superficie donde su fútbol y su ADN combinativo pueda brillar con más luz.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Soluciones