¿Usted viaja en tren?


Tengo la sensación de que, con la estación intermodal, más que de trenes estamos hablando de motos. Curiosamente es maravillosa para quienes tienen algo que ver con ella y no sirve para nada en opinión de quienes están en bandos contrarios a los primeros. Objetivos, objetivos... llámenme susceptible, yo creo que no son. Salvo excepciones. Esto es como si te piden que seas objetivo al valorar a tu hijo, a tu novia o a tu mejor amiga. Que tienen un montón de defectos, que tú lo sabes, pero no te apetece decirlos en voz alta, qué caray. O cuando te piden opinión sobre la nueva pareja de tu ex, sobre aquel que se presentaba al mismo puesto que tú y se lo llevó o sobre el árbitro que te expulsó de un partido. Tienen un montón de virtudes, y lo sabes, pero no te da la gana de reconocérselas, solo faltaría.

Así que ahí andan unos diciendo que la estación es la mejor opción a la que podemos aspirar (que eso es muy nuestro, no vaya a ser), otros proclamando que es bien bonita, los de más allá creyendo que es indigna y repasando sus defectos después de un análisis profundo y alguno más (entre los que se incluyen los del denominado comportamiento Facebook: opinar sin leer) rechazándola de pleno.

Y así, entre presentaciones (frustradas y reales), plataformas y cartas -como la que le escribieron los representantes de los empresarios al alcalde, que se ve que les daba pereza ir a Correos a mandársela y la enviaron a los periódicos- los ourensanos intentamos hacernos a la idea de cómo quedará la estación y nos preguntamos si toda esta gente coge alguna vez el tren.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Usted viaja en tren?