Una tesis doctoral destaca su modernidad como fotógrafo

Fotografía del archivo del escritor ourensano.
Fotografía del archivo del escritor ourensano.
la voz

Eduardo Blanco Amor fue, además de un prestigioso escritor y periodista, el autor de millares de fotografías, que pese a «estar un tanto esquecidas e ser consideradas como unha produción menor», iban más allá de lo atribuible a un fotógrafo aficionado para reflejar «coas ferramentas plásticas da imaxe, o que a palabra de Blanco Amor xa tiña explicitado».

Es parte de la tesis doctoral de Bellas Artes del investigador Álex Mene, en la que trata de acercarse «a esa terra de ningures que é a fronteira entre a imaxe e a palabra», tomando como base la obra gráfica de un escritor que, al igual que la literatura, empleó la fotografía «para interrogarse a si mesmo, para construír a súa identidade», un proceso que dio como resultado una larga serie de imágenes que permiten «constatar a modernidade do autor».

Enfrentarse al mundo

«No caso de Blanco Amor, é patente a unión entre a fotografía, a literatura e a experiencia vital», destaca Mene, que en su tesis doctoral

O ollo cazador. Sobre a fotografía de Eduardo Blanco Amor

, dirigida por los profesores Mar Caldas y Xosé Manuel Buxán, describe la obra fotográfica del ourensano como «unha ollada ao mundo que lle tocou vivir, un rexistro das súas viaxes, interiores e exteriores, e tamén un instrumento para enfrontarse ao mundo».

Para su investigación, Mene analizó tanto la obra narrativa de Blanco Amor como los millares de fotografías que realizó a lo largo de su vida, recogidas principalmente en el Arquivo Blanco Amor de la Diputación de Ourense. En sus fotografías, Álex Mene observa una serie de «elementos que as sitúan por riba dos afeccionados da época».

La faceta de Eduardo Blanco Amor como fotógrafo ha sido objeto de estudio a lo largo de estos años, trabajos que se materializaron en varias publicaciones y en exposiciones.

Libros de Linteo y Galaxia

La primera incursión centrada exclusivamente en la obra fotográfica del escritor llegó de la mano del desaparecido Clube Cultural Alexandre Bóveda y la editorial ourensana Linteo.

O fillo da florista. 34 retratos de Eduardo Blanco Amor

se publicó en 1998. Años más tarde Galaxia ponía en el mercado

A ollada do desexo. Obra fotográfica 1933-1973. Eduardo Blanco Amor

(Carlos Lema, 2005).

El Outono Fotográfico también organizó exposiciones con las imágenes del escritor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Una tesis doctoral destaca su modernidad como fotógrafo