Un codillo por 25 años de UNED

La fiesta gastronómica de A Rúa del día 31 homenajeará el cuarto de siglo que cumple la sede de la universidad a distancia en Valdeorras


O BARCO / LA VOZ

No fue fácil, pero hace 25 años A Rúa logró que se eligiese el colegio Manuel Respino para poner en marcha una extensión de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. La UNED comenzaba entonces una larga y prolífica historia con los valdeorreses que está más que consolidada y que hace que, año tras año, alrededor de un centenar de personas la elijan para formarse. Un hito en aquel momento, que consiguió acercar los títulos superiores a aquellos que no podían trasladarse a una ciudad para estudiar. Además, sin la necesidad de asistir a clase a diario, se abría el abanico a la posibilidad de que gente con trabajo pudiese compaginar ambas facetas.

Alrededor de cien alumnos tratan de sacar un título universitario, que suman muchos más si se añaden los que acuden a las aulas para cursos de extensión universitaria o de enseñanzas no regladas. Lo hacen adaptados al plan Bolonia, en una apuesta por la innovación que en la UNED llevan años abanderando, con aulas dotadas de la tecnología necesaria para poder conectar con videoconferencia, lo que permite disfrutar de clases impartidas en otras sedes de la Universidad a Distancia, charlas o cualquier otra actividad.

Van 25 años de historia y hay que celebrarlo. Es por eso que el Concello reparó en esta efeméride para elegir al homenajeado en la Festa do Codillo. Siguiendo la estela del año pasado —cuando se festejaron los cincuenta años de la cooperativa Virxe das Viñas y el colegio Pablo VI, y los 25 de Abertal— la octava edición de la cita gastronómica, que será el día 31 a mediodía, estará dedicada a la Uned. «Queremos homenaxear esos 25 anos», dice Avelino García Ferradal, que es también el coordinador de la UNED.

La fiesta se identificará en la figura de Jesús de Juana, el director de la UNED en Ourense, en un acto previsto para media mañana en el consistorio rués. Se vuelve al salón de plenos, donde comenzaron este tipo de celebraciones, salvo en el caso del año pasado, «pola previsión de moita afluencia de xente pola cantidade de homenaxeados», recuerda García. Esta vez será un acto más íntimo, aunque no menos importante, viendo la repercusión del protagonista. Habrá discursos, también tiempo para el recuerdo y finalmente la entrega de una placa conmemorativa a De Juana. Después, la fiesta se hará más nuestra, más de todos, con una mesa de por medio. Y dejará de ser algo íntimo para convertirse en multitudinario. Setecientas entradas (a 15 euros cada una) se pondrán a la venta en próximos días en el consistorio rués para la comida que se celebrará en el pabellón polideportivo. Habrá consomé, codillo con chorizo, grelos y patatas; y bica. También vino de la cooperativa. Y música. Que una fiesta es una fiesta; a la que no faltarán los homenajeados en años anteriores, como el exjugador de baloncesto Wayne Brabender y el periodista extremeño Juan Francisco Sánchez Argüello. Se espera además la llegada de una delegación de Almendralejo, el municipio extremeño hermanado con A Rúa.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos

Un codillo por 25 años de UNED