El sector se prepara para una campaña de la castaña «de gran calidad»

María Cobas Vázquez
María Cobas O BARCO, VERÍN

OURENSE

La recogida del fruto en la provincia comenzará dentro de unos veinte días

24 sep 2014 . Actualizado a las 04:40 h.

Con las uvas entrando en bodega con menos cadencia de la esperada, el trabajo en el campo no perdona. Y mientras sigue la vendimia, después de la cosecha de la patata, ahora es el sector de la castaña el que se prepara para ponerse manos a la obra. Todavía no es el momento, le faltan unos veinte días al fruto para estar listo. Veinte días como mínimo, que los castaños de las zonas bajas ya están próximos a tener el fruto maduro, mientras que en las zonas de montaña todavía les falta algo más de tiempo. De momento la climatología se está comportando para la castaña, al ofrecer este tiempo de otoño en el que se alterna el sol con la lluvia, y con humedad. Falta un poquito de sol, pero desde el sector dicen que con este factor no hay queja de momento.

Mediados de octubre será el momento de iniciar una campaña que se prevé (y aquí desde el sector son muy cautos, porque lo que resaltan es que «no se sabe lo que está dentro del erizo hasta que se abre») es que sea una campaña de cantidad similar a la del año pasado, aunque con una calidad muy superior. «El año pasado tuvimos una castaña mediocre, y para este año esperamos una calidad muy buena», avanza Francisco Barredo, miembro de la Indicación Xeográfica Protexida Castaña de Galicia y presidente de Proagrosilga (la asociación de productores y exportadores de productos agrosilvestres de Galicia). Ambas agrupaciones tuvieron asamblea el pasado viernes en Rubiá con el objetivo de plantear la campaña. Y lo que se consensuó es que «la campaña se espera buena», dice Barredo.

Entre 1 y 1,50 euros

En similares términos habla José María Lago, vicepresidente de la asociación de productores de castaña Conso-Frieiras (que aglutina unas comarcas que, junto a las de Valdeorras y Viana, suman la mayor parte de la producción en Ourense). A pesar de que no está cuantificada una cifra total de castaña, debido al modelo de explotación familiar de los sotos, «en esta zona el porcentaje de recolección oscila sobre el 30% de todo lo recogido en Galicia», indica Lago. Este producto sigue constituyendo un complemento económico para la mayoría de las familias de las zonas de la montaña de Verín y Conso Frieiras, que la recogen para luego venderla y conseguir ingresos complementarios.