Cien años del eclipse escurridizo

La luna tapó el sol en dos kilómetros entre Valdeorras y El Bierzo


o barco / la voz

«Era un eclipse raro porque no no era total, que es cuando se hace de noche y se pueden ver las estrellas y los planetas, ni parcial, que son los más habituales». Esto explica Borja Tosar, componente de la Agrupación Astronómica Ío, sobre el eclipse de sol ocurrido el 17 de abril de 1912, hace hoy un siglo. Y es que «en Galicia era total solo en una franja de unos cien metros y a lo largo de unos dos kilómetros en la zona entre Valdeorras y Cacabelos [en El Bierzo]; ahora sería fácil situarse con un GPS pero con los medios que había entonces era muy complicado y además el eclipse total solo duraba unos segundos», detalla Tosar.

En A Coruña la visión fue parcial y quedó plasmada en una serie de fotografías consideradas ahora pioneras. Guillermo Escrigas, director del Centro Galego de Artes da Imaxe, CGAI, conserva una de aquellas emblemáticas imágenes: doce fotos hechas por José Sellier en las que se ven las distintas fases de aquel eclipse.

«El día espléndido de sol que nos favoreció ayer, echó a la calle a bastantes centenares de personas con el pretexto de observar el anunciado eclipse». Así recogía este diario, al día siguiente y en su primera página, la noticia del eclipse, aportando todo tipo de datos de lo ocurrido desde la temperatura de aquella mañana, 10 grados, hasta su paso por distintas ciudades gallegas y españolas («El eclipse en Madrid ha carecido de interés por presentarse el cielo nublado») o las reacciones de algunos incrédulos: «¡E para esto tanto falar! ¡Bah...!», comentaba un coruñés.

Tosar destaca asimismo otra fotografía en la que se ve el eclipse total, «solo tenía unos segundos para hacerla» que está hecha en O Barco por el catalán Comás i Solà que también hizo una película «pero se perdió», indica Guillermo Escrigas. El que muchos califican de ser «el Eduardo Punset» de la época. Francisco González, de la asociación cultural Foula, de Ourense, apunta que «no encontramos esa película; recibimos otras del eclipse en París y Londres pero no son para exhibir en público».

Desde la agrupación astronómica Ío, Tosar califica de asombroso el trabajo llevado a cabo por Comas i Solà para seguir el eclipse y recomienda la web especializada www.astrosafor.net para conocer los curiosos detalles, como colocar una persona cada cierta distancia, para poder captar el eclipse total. En dicha web Ángel Ferrer escribe que se trataba de un eclipse que «era peculiar por varios motivos: su brevedad, de unos pocos segundos; la franja de totalidad, de unos pocos cientos de metros o a los sumo unos pocos kilómetros y por ser uno de los raros eclipses llamado mixtos o también anular-total».

Votación
6 votos

Cien años del eclipse escurridizo