Violencia vicaria

Ignacio Bermúdez de Castro
Ignacio Bermúdez de Castro PASOS SIN HUELLAS

OPINIÓN

Capotillo

09 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Un padre y un hijo han muerto en Navarra y todo apunta a que se trata de un nuevo caso de violencia vicaria. Es una forma de violencia de género por la cual los hijos e hijas de las mujeres víctimas de esta lacra son instrumentalizados como objeto para maltratar y ocasionar dolor a sus madres. Las conclusiones preliminares apuntan a que el padre, un hombre de 54 años, se arrojó al vacío, abrazando a su hijo de siete. ¿Cómo es posible matar de tal manera a un hijo con el exclusivo fin de dañar a su expareja? La única explicación, salvo casos de enajenación mental, es herir a un ser a quien se odia por encima de todo. Muchos se preguntarán: ¿qué tiene que ver odiar a tu ex con matar a tu hijo con el solo fin de destruirla? No hay respuesta al alcance de cualquiera que no lleve toda una vida tramitando divorcios contenciosos. Afortunadamente, casos como este son excepcionales, pero ya se sabe: el ser humano, a diferencia de los animales, y por muy racional que sea, cuando odia puede llegar a morir matando.

Los padres, en procesos de divorcio o no, quieren tanto a los hijos como las madres. Que a nadie le quepa la menor duda. No obstante, quien lleva a un maltratador dentro no repara en parentescos. Utiliza una pistola, un cuchillo o un hijo con tal de alcanzar su objetivo. Para que su excompañera no levante jamás cabeza.