Tranquilos, no hay prisa

Ernesto Sánchez Pombo
Ernesto S. Pombo EL REINO DE LA LLUVIA

OPINIÓN

Incendio en la comarca de Monterrei, en Ourense, visto desde Tamaguelos, en Verín
Incendio en la comarca de Monterrei, en Ourense, visto desde Tamaguelos, en Verín Alejandro Camba

20 jul 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

No le vamos a echar la culpa de que Putin haya enloquecido porque ya desvariaba de joven. Pero sí de todos los grandes y graves problemas que amenazan nuestras vidas y que nos dificultan llevarlas con cierta tranquilidad. El cambio climático, ese del que tanto hablamos y nada hacemos, es ya un hecho y cada día que pasa la situación se agrava.

 

Acabamos de superar, los que la superamos porque medio millar de vecinos no pudieron, una ola de calor sin precedentes. La segunda en tres semanas. Acompañada de una plaga devastadora de incendios. No se recuerda una sequía tan acusada; en Galicia y en el resto del mundo. Y los estudiosos, que nos hablan de pandemias, enfermedades y plagas, dicen que el momento es crítico porque lo que vivimos «no es más que el comienzo».

Ya no es cuestión de que nos cuenten que el Ártico se deshiela. Los efectos los tenemos ante nuestros propios ojos. Otra cosa es que nos cueste aceptar que estamos ante un cambio climático que será definitivo para la existencia humana. Producido por desmanes a lo largo de siglos en desechos industriales, minería, deforestación, superpoblación, agricultura y utilización de combustibles fósiles con las emisiones de gases de efecto invernadero. Excesos ocasionados por los propios estados.