El próximo paso de la transformación digital: los servicios de datos

Adela de Toledo COUNTRY MANAGER PURE STORAGE IBERIA

OPINIÓN

María Pedreda

24 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Son muchos los temas sobre los que ponerse al día, desde la acelerada transformación digital a la que hemos asistido durante este tiempo hasta las tecnologías emergentes cuya presencia apenas se está empezando a notar, como el metaverso y la web 3.0. El denominador común de todas estas novedades es el papel crucial que han jugado los datos. Sea cual sea la tecnología, el sector o la aplicación de los que estemos hablando, los datos siempre son un factor que hay que tener en cuenta.

A estas alturas, probablemente ya estemos todos familiarizados con frases como «los datos son el nuevo petróleo» o «los datos son el nuevo oro». Aunque no dejan de ser un cliché, transmiten la idea fundamental de que los datos son el activo más valioso de una organización y de que la clave para el crecimiento en la economía pospandemia radica en garantizar que las líneas de negocio de la empresa pueden almacenar, gestionar y aprovechar con éxito dichos datos.

La pandemia ha alimentado una explosión de los datos en forma de digitalización y de una adopción sin precedentes de los servicios digitales por parte de los consumidores. Esto es especialmente cierto en el caso de las organizaciones que desplegaron rápidamente nuevas aplicaciones; por ejemplo, de comercio digital o de herramientas nativas de la nube. Todas estas aplicaciones generan datos y cuanto más se utilizan, más datos generan. Si no se implementa una estrategia de datos sólida, el volumen de datos estructurados y no estructurados puede descontrolarse rápidamente, lo que acabará provocando pérdidas de productividad, de tiempo y, en última instancia, de ingresos.