Capirotes y caipiriñas

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer i Balsebre MIRADAS DE TINTA

OPINIÓN

AYUNTAMIENTO DE ALCALÁ DE HENARE | EUROPAPRESS

19 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Días de exaltación religiosa donde prácticamente toda España sale a la calle a ver pasar los pasos de Semana Santa. Me sorprende la aparente devoción con que la gente participa en estos oficios. Me llaman la atención las lágrimas de los cofrades que no pueden salir porque llueve, las del público cuando aparece su imagen venerada, el quejío de las saetas espontáneas, los piropos, las fanfarrias barrocas y coralinas o el silencio rasgado de carracas y bombardinos. Una puesta en escena espectacular que no deja indiferente a nadie.

Pero lo que más llama la atención es cómo una sociedad laica y descreída continúa la tradición de la fe cristiana con tanto fervor.

Con la Semana Santa ha pasado igual que con la Navidad que, despojadas de la narrativa que la explica, se han convertido en un happening de multitudes más parecidas al carnaval que al tiempo de Pascua. A la gente le gusta disfrazarse y hacer coreografías en TikTok igual que vestirse de nazareno, encender muchas velas o tocar trompetas, bombos y tambores. Nos gusta el gentío y el sentimiento de pertenencia a un grupo, da igual que sea de la Borriquita, el Cachorro, La Dolorosa y del Reventón o del Barça, el Madrid o el Celta de Vigo.