¡Qué pocos querían a Casado!

Uxio Labarta
Uxío Labarta CÓDEX FLORIAE

OPINIÓN

Chema Moya | Efe

24 feb 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Se desconoce el origen de la estratégica filtración de espionaje, por más que algunos medios la sitúen en el entorno de MAR. Aquel Miguel Ángel Rodríguez en campañas de audaz éxito como la dimisión de Demetrio Madrid, o la bien trabada «¡váyase, señor González!». No sorprende que una filtración de espionaje a una correligionaria pueda suceder en el entorno del poder popular. Ni sorprende ni precisa de mayor prueba.

Antes hubo otras sospechas de ello en torno al tamayazo, la Gürtel, la Kitchen de Bárcenas, la patriótica variada, con incursiones catalanas y la sombra del comisario Villarejo. Y precisamente por tantos antecedentes nadie dudó de que Carromero, dimisionario y otrora protegido de Esperanza Aguirre, en insólito uso de la Empresa Municipal de la Vivienda de Madrid, haya servido a intereses cainitas de Génova 13. Todo porque en Génova se les ocurrió preguntar al espejo de la bruja de Blancanieves y siempre aparecía Díaz Ayuso. Con el agravante de que los que se espiaban o competían venían de las juventudes populares, donde habían sacrificado horas y adoraciones para ser visir en lugar del visir. Con éxito a la sombra de Casado.

Y fue precisamente por haber crecido en ese éxito por lo que no percibió Casado la debilidad de su presidencia en el PP. Alcanzada de segundas, pacto por medio con Cospedal y los suyos, en julio del 2018.