Vicios en la financiación autonómica

Ángel de la Fuente DIRECTOR EJECUTIVO DE FEDEA

OPINIÓN

Sandra Alonso

19 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El Gobierno ha decidido iniciar los trabajos para la reforma del sistema de financiación autonómica (SFA) con una propuesta para la revisión del cálculo de la llamada población ajustada. Esta variable es un indicador de necesidades de gasto que responderá a las poblaciones regionales de acuerdo con una estimación de los costes relativos por habitante de producir en cada territorio la cesta estándar de servicios que prestan las autonomías. Si la fórmula de costes es correcta, un reparto de los recursos del sistema en proporción a la población ajustada asegurará que todas las autonomías pueden ofrecer prestaciones similares a sus ciudadanos.

Así pues, no se está hablando todavía del reparto efectivo de los recursos del SFA, que dependerá de todos los elementos del mismo, sino de una fórmula de reparto ideal que puede servir de guía sobre qué habría que hacer para acercarnos a la igualdad de acceso a los servicios públicos en toda España. Este reparto ideal, sin embargo, tiene efectos significativos sobre la distribución real de la financiación a través de los mecanismos redistributivos del SFA, porque algunos de los fondos más importantes del sistema se reparten teniendo en cuenta la población ajustada.

La propuesta del ministerio toma como punto de partida el informe publicado en el 2017 por la comisión de expertos para la revisión de la financiación autonómica. Buscando una aproximación técnica razonable a los costes de los servicios autonómicos, el documento avanzaba una serie de propuestas, entre las que cabe destacar: