Ruiz-Mateos, un viral analógico

Beatriz Pallas ENCADENADOS

OPINIÓN

21 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El documental de HBO sobre Dolores Vázquez carga las tintas en el papel que jugaron las televisiones a la hora de prejuzgar y convertir en culpable a ojos de la opinión pública a una mujer inocente. Es loable el acto de contrición que se escenifica para expiar la parte de culpa que tuvieron los medios en el injusto veredicto. Pero hay que preguntarse si algunas cadenas, como la que este domingo estrena en abierto ese mismo documental, no siguen engrasando a diario esa jugosa maquinaria del despiece y los juicios paralelos en el plató.

Resultan llamativos estos vasos comunicantes que se establecen entre lo que en su día fue un contenido amarillo de la televisión generalista y que ahora regresa a ella tamizado, eso sí, por el filtro de calidad que otorgan las plataformas. Hemos llegado a un grado de sugestión con el streaming que parece necesario tener su aval para poner el precinto de calidad a una buena historia. Nada se habla, por ejemplo, del documental de cuatro episodios que RTVE Play acaba de estrenar sobre el esperpéntico José María Ruiz-Mateos, un personaje que no necesitó de Internet ni de las redes sociales para convertirse en un fenómeno viral analógico que ocultaba sus desmanes disfrazándose de Supermán y pegando puñetazos a ministros al grito de «¡que te pego, leche!». Como es la televisión pública y es gratis, no hay campañas de márketing para hablar de él.