Cambio climático e inundaciones

Manuel Regueiro PRESIDENTE DEL COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS

OPINIÓN

FRIEDEMANN VOGEL | Efe

03 sep 2021 . Actualizado a las 11:35 h.

Nos ha sorprendido a todos que nuestros ordenados y prudentes vecinos del norte (Alemania, Países Bajos, Austria y Bélgica) se hayan visto sorprendidos por inundaciones repentinas como las que ocurren en España todos los años.

Han convergido aquí dos factores principales: la irresponsable urbanización de los cauces de los ríos y la mediterraneización del clima del norte de Europa, probablemente relacionada con el aumento global de las temperaturas planetarias.

El último informe del IPCC ya ha advertido que la actividad humana ha calentado la atmósfera, el océano y la superficie terrestre, probablemente como consecuencia del efecto invernadero producido por el aumento del CO2 atmosférico, y estima que la temperatura media en el planeta ha aumentado hasta 1,2 grados centígrados respecto a la era preindustrial. También indica que es «prácticamente seguro» que los extremos cálidos (incluidas las olas de calor) se han vuelto más frecuentes e intensos en la mayoría de las regiones terrestres desde la década de 1950. Respecto a la subida del nivel del mar a nivel global ha previsto una subida media de 0,7 metros en todo el planeta y para el año 2100 (ni yo ni muchos de los lectores estaremos por aquí para comprobarlo), si bien a medida que nos aproximemos a los polos habrá sitios donde el nivel del mar baje, por el efecto isostásico sobre los continentes, de la fusión de los casquetes polares. Pero, sorprendentemente, también dice que la última vez en la que se llegó a un nivel de calentamiento por encima de los 2,5 grados fue hace tres millones de años, cuando ni siquiera existía el ser humano. Lo que evidentemente quita presión a la raza humana, ya que el planeta se las puede arreglar solo para calentarse y enfriarse sin ayuda inteligente.