No existe un plan B

Nafkote Dabi

OPINIÓN

29 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ante un mundo que en parte se quema, se ahoga y se muere de hambre, el panel intergubernamental de cambio climático (IPCC) lanza una imperiosa llamada de atención para que la industria mundial cambie del petróleo, gas y carbón a las energías renovables. Los gobiernos deben usar la ley para imponer este cambio con urgencia y la ciudadanía, utilizar su propio poder político y sus comportamientos para virar hacia la dirección correcta. No existe un plan B.

El IPCC aúna el mayor consenso político y científico en la materia al más alto nivel mundial. Este panel describe cómo se estrechan las posibilidades de mantener el calentamiento global en 1,5 grados y evitar el desastre planetario. Marca la agenda para la cumbre climática de Glasgow a finales de este año, que deberá marcar un antes y un después.

Este informe es una prueba aún más irrefutable de que el cambio climático está ocurriendo ahora, y de que el calentamiento global ya es uno de los impulsores más dañinos del empeoramiento del hambre, la migración, la pobreza y la desigualdad en todo el mundo.