Ligero de equipaje

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer i Balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

OPINIÓN

Óscar Cañas

04 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En tiempos de estabulamiento y privación de libertad asiste lo viajado. Los viajes realizados se engrandecen y ganan en color y emoción, en las conversaciones de amigos se recrean periplos de antaño y todo el mundo siente el calor de las pirámides o el perfume de Benidorm. Somos nómadas de origen y nos gusta recorrer el mundo.

Entre relatos viajeros surgió el tema de lo engorroso de las maletas que siempre llevan mucho más de lo que se necesita y ocupan un montón; cometí la imprudencia de contar que jamás viajo con más de una trolley pequeña y la suelo traer más vacía que la llevé. La cara de asombro del auditorio me alertó de que algo raro había dicho y hecho.

Dos pantalones, dos camisas, cuatro camisetas, dos pares de calcetines cuatro gayumbos, un jersey, algo de bonito y el resto intendencia viajera, cargadores, neceser, ipad y botiquín. Si uno además se las ingenia para meter en la maleta solamente ropa prejubilada y jubilarla del todo por esos mundos de dios, entonces, se consigue la proeza de asombrar a los amigos.