ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Todos creen que van a ganar Madrid

Tomás García Morán
Tomás García Morán LEJANO OESTE

OPINIÓN

Pedro Sánchez junto a Isabel Díaz Ayuso en la sede del Gobierno regional de Madrid en septiembre del 2020
Pedro Sánchez junto a Isabel Díaz Ayuso en la sede del Gobierno regional de Madrid en septiembre del 2020 Emilio Naranjo

Diez años después del enfrentamiento entre Mourinho y Guardiola, la tensión futbolística se ha trasladado a la política. Otros dos egos desmedidos, como son Iglesias y Ayuso, se medirán en un 4 de mayo goyesco, con la política catalana y española en general pendiente de lo que ocurra en Madrid

05 abr 2021 . Actualizado a las 15:15 h.

Abril del 2010. Madrid. El fútbol español vive su época de esplendor. El Barça de Guardiola, heredero de la España de Luis, es lo nunca visto. Xavi, Iniesta, Villa, Pujol, Busquets y Piqué, campeones del mundo en plenitud. Messi reencarnado en Diego. Florentino despide a un caballero llamado Manuel Pelegrini y contrata a Mourinho, el entrenador más laureado del mundo. Pep orina colonia. Mou es un villano de cómic. Trump antes que Trump. El azar dibuja un abril imposible. Mou viene de perder la liga tras una derrota en Chamartín contra el Sporting de Manolo Preciado, con quien ha tenido un enfrentamiento sonado. En noviembre, Mou acusa al cántabro de reservar jugadores contra el Barça de su amigo Pep y Preciado lo llama canalla. El 3 de abril, en Madrid, 0-1 y adiós a la Liga. A Florentino se le acaban las balas. Ni el último escudo antimisiles funciona. Guardiola sigue reinando.

Abril del 2010. Madrid-Barcelona. El fútbol español vive su momento de mayor desdoro. El planeta nos mira. El 20, en Mestalla, ambos equipos juegan la final de Copa. Hasta la llegada de Mou, casi un torneo menor, pero el Madrid no gana desde el olímpico 1992. Hace solo ocho años del Centenariazo y la Copa aún escuece mucho en Concha Espina.

Casillas salva a su equipo durante 104 minutos. Pero en una contra diabólica, Di María le pone un centro a Cristiano, que de un cabezazo le dobla las manos a Pinto. Portero ramplón, juega por decreto de Messi y le da a Mou su primer título en España. Florentino respira. A Sergio Ramos se le cae del autobús la copa, arrastrada varios metros por la Castellana.