El problema del PP se llama Casado

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño A CONTRACORRIENTE

OPINIÓN

Eduardo Parra | Europa Press

02 abr 2021 . Actualizado a las 10:24 h.

En política, ya lo dijo Tarradellas -aunque con escaso éxito entre sus actuales correligionarios-, se puede hacer de todo, menos el ridículo. Y pocas cosas hay más grotescas que escuchar a un dirigente político echando la culpa de sus malos resultados, de su escasa valoración entre los ciudadanos y de su deficiente liderazgo en su partido al empedrado, a la maldad congénita de sus rivales, a que los votantes se están equivocando, a la proliferación de fuerzas políticas en su mismo espacio ideológico o a una conspiración judeomasónica que aúna todos estos factores. Algo de eso es lo que venimos observando en el presidente del PP, Pablo Casado, al que podríamos calificar ya como el líder que más ha defraudado las grandes expectativas depositadas en él. El equivalente político de lo que en lo futbolístico serían Coutinho en el Barça o Gareth Bale en el Real Madrid.

Lleva Casado desde que llegó a la presidencia del PP responsabilizando de sus sucesivos fracasos electorales a la herencia que ha recibido en el PP y a la división en el centroderecha, sin asumir responsabilidad alguna en esa fractura. Y planteando como un axioma que los conservadores no volverán al poder hasta que los votantes de Vox y de Ciudadanos le entreguen a él mansamente su papeleta, no por sus méritos políticos o por su proyecto para España, sino simplemente por el voto útil, mientras él gira cada día en función de las circunstancias para rebañar sufragios de aquí y de allá.

El problema para Casado es que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ya le han demostrado, desde posiciones políticas que se sitúan en las antípodas, que el liderazgo y el éxito electoral no se alcanzan con un discurso cimbreante y adaptable a cada territorio y cada momento, sino con la defensa de unas convicciones políticas firmes e ilusionantes, sean las que sean. Es decir, que el problema es él. No es verdad que mientras el votante de Vox y de Cs no se eche en brazos del PP porque sí, y porque es lo que conviene, como sostiene Casado, la izquierda se vaya a perpetuar irremisiblemente en el poder.