No a la tarifa plana en la luz


Me voy a mojar, voy a decirle a los demás lo que tienen que hacer. Algo que, en condiciones normales, evito a toca costa porque tampoco me gusta ni un pelo que me abrumen con buenos consejos. Pero lo voy a hacer. Porque es intolerable que engañen a la gente. Que mientan. Que prometan rebajas inexistentes en la factura de la luz con tal de que contraten la electricidad a precio fijo. Y lo están haciendo. No señalo a ninguna compañía. Cada una sabrá lo que hace. Pero está pasando. Y me temo que con la nueva factura eléctrica que entrará en vigor el 1 de junio proliferarán aún más los cantos de sirena de las eléctricas para intentar captar el mayor número posible de clientes hacia contratos más caros. Sin decirlo así, que es lo grave.

A ver. La tarifa plana es estupenda siempre que no suponga pagar más de lo que cuesta el servicio. La alternativa asusta, pero es mejor. No lo digo yo, sino todos los expertos con los que suelo hablar desde hace años, que repiten como un mantra que los consumidores deben tener un contrato de luz en el mercado regulado. Mercado regulado. Mercado regulado. Sí, cada mes se paga una cantidad diferente en la factura, pero también porque se consume una cifra distinta de electricidad. Pero es el único contrato que puede ofrecer la mínima garantía de que se está pagando lo que se tiene que pagar. De que nadie te engaña, porque no te puede engañar. Porque las condiciones que rigen las fija el Gobierno, que es más fiable, de momento, que las compañías.

La libre competencia en la electricidad y el gas es estupenda. Pero si es auténtica y si se va con la verdad por delante, contándole al cliente todo, sin ocultarle aquello que necesitan saber para poder elegir con libertad y, después, asumir las consecuencias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

No a la tarifa plana en la luz