Robots o esclavos

POOL

En 1921 (hace precisamente cien años), el escritor checo Karel Capek estrena su obra teatral R.U.R. (Rossum’s Universal Robots). El término robot se le ocurrió a su hermano, que había partido del vocablo checo robota (esclavo). Las máquinas se concebían para ayudar a los humanos en las tareas más pesadas y desagradables (esclavos).

Como en otras ocasiones, los robots aparecieron antes en la ficción que en la realidad, pero esta es tozuda y avanza con paso firme en muchas áreas. Los desconfiados seres humanos han intentado defenderse preventivamente de los robots y por eso surgieron las tres leyes de la robótica, establecidas por el gran divulgador científico Isaac Asimov, que pueden resumirse en una sola: los robots no harán daño a los humanos.

El mundo de los robots ha tenido un avance espectacular y un gran afianzamiento en el terreno industrial, especialmente en la fabricación de automóviles. Los brazos robóticos sueldan y colocan piezas con precisión y agilidad en las cadenas de montaje.

En el campo de la exploración planetaria, los robots son cruciales. Las sondas viking de la NASA, que se posaron en la superficie de Marte en el año 1976, llevaban brazos robóticos. El vehículo Perseverance, que acaba de aterrizar en Marte (en febrero pasado), dispone de automatismos adecuados para recoger muestras de la superficie del planeta rojo.

El aspirador Roomba, que, el solito, merodea por la casa aspirando todo lo aspirable, ha calado en parte de la sociedad.

Hemos visto robots desinfectando instalaciones de todo tipo para tratar de evitar los efectos del maldito SARS-CoV-2. También exoesqueletos que ayudan en la rehabilitación de personas con dificultades de movimiento. Etcétera.

Los avances de la Inteligencia Artificial (IA), especialmente una de sus ramas (aprendizaje automático) centrada en que las máquinas sean capaces de aprender, configuran un presente que busca futuro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Robots o esclavos