El informe de Cáritas

Ramón Pernas
Ramón Pernas NORDÉS

OPINIÓN

M.MORALEJO

13 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Es la radiografía de la extrema pobreza, la foto fija de la exclusión y el hambre. El informe de Cáritas Un año acumulando crisis concluye asegurando un crecimiento espectacular de la desigualdad, y como ejemplo da cuenta de que una de cada tres personas, usuarias de las recogidas periódicas de alimentos, jamás había tenido que recurrir a la asistencia solidaria, y que el incremento de ayudas creció un 56 %, con algo más de medio millón de nuevos demandantes. Es la adecuación actual de los antaño pobres de pedir, los mendigos de la caridad de «los viernes», los sucesores de aquellos que nada tienen y que solo la dignidad es su gran capital y su recurso más preciado.

Y está ocurriendo cuando desde la banda morada del Gobierno de coalición se está divulgando el gran avance social del ingreso mínimo vital, la gran y falaz operación de márketing político, que desmienten los datos reales. Solo un 3,6 % de las personas atendidas por Caritas son beneficiarios del ingreso mínimo, mientras que a un 12,8 % les ha sido denegado.

Un auténtico ejército de excluidos, las grandes legiones de la pobreza incrementan los prácticamente nueve millones de pobres españoles que nutrían la geografía del hambre, el gigantesco atlas de la miseria de antes del estallido del covid, que nos legó el dolor y la muerte. Los datos últimos revelan cuatro nuevos millones de excluidos golpeados por el paro y la creciente crisis económica que parece no tener fin.