El robo del siglo


La casa de papel no inventó la ficción sobre asaltos a bancos con botines descomunales, pero su larga sombra y la desmemoria hacen inevitable que hoy se tome como referente único para establecer comparaciones. Para adelantarse a este examen, y aprovecharse de él, la nueva serie de Netflix El robo del siglo se parodió a sí misma y a la serie de Álex Pina en el avance previo a su estreno. «Esto no es un jueguito de policías y ladrones», avisaba un personaje que no era El Profesor ante una maqueta de un edificio que no era la Fábrica de Moneda y Timbre ni el Banco de España.

Quien hablaba era Chayo, un vendedor de joyas abocado a buscarse un segundo empleo como ladrón para tapar los agujeros de sus malas decisiones y del nivel de vida que cree merecer. Con él, figuras a las que la serie retrata en toda su humanidad, como El Abogado, el estratega de la operación; y la todopoderosa Doña K. El objetivo de todos ellos es el Banco de la República de Valledupar, al norte de Colombia, y el trofeo, el equivalente a 28 millones de euros.

La principal diferencia entre esta serie y las piruetas efectistas de La casa de papel es que este atraco ocurrió en realidad hace 25 años, aunque muchos de sus detalles y personajes son recreados con buen pulso para una ficción que se ha convertido, y con razón, en una de las más vistas de la plataforma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El robo del siglo