Ahora toca soplar y después sorber


Las últimas previsiones de Bruselas sobre la economía española, susceptibles de empeorar, son demoledoras. El PIB se desplomará este año un 10,9 %, lo que significa condenar al paro a no menos de la quinta parte de la población activa. Y el déficit alcanzará el 10,1 %, lo que situará la deuda pública -que no es sino déficits anuales acumulados- al borde del 116 % del PIB. Tenemos dos tumores, ambos letales, pero solo podemos extirpar uno agravando el otro. Para levantar el espinazo a la economía, mediante inyección de recursos, rebaja de impuestos o ambas cosas a la vez, hay que utilizar y disparar el déficit y la deuda. Para reducir el déficit, no hay otra política sensata que la austeridad franciscana: reducir el gasto, subir impuestos o ambas cosas a la vez. Aplicar las dos políticas simultáneamente es, sencillamente, un contrasentido. No se puede soplar y sorber al mismo tiempo.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Ahora toca soplar y después sorber