En defensa del gran Marlaska


Cesar al ministro Marlaska, por mentir sería como sancionar al arzobispo de Toledo por ser católico, al concertino de la Filarmónica de Berlín por tocar el violín, o a Messi por engañar al portero. Por eso creo que Marlaska debería ser elevado a la categoría de vicepresidente -donde hay cuatro, caben cinco-, para convertirlo en señal de identidad política, moral y jurídica del más grande Gobierno -22 ministros y cuatro vicepresidentes- que ha tenido España.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

En defensa del gran Marlaska