Ganar, pero por poquito

Ernesto Sánchez Pombo
Ernesto S. Pombo EL REINO DE LA LLUVIA

OPINIÓN

Rosa Veiga - Europa Press

20 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Serán unas elecciones extrañas. Insólitas. E inconcebibles hace no mucho. Con mascarillas, espacios protegidos, distancia de seguridad, guantes, con mítines no se sabe cómo; con la amenaza de una abstención récord y con un país asustado e incrédulo ante lo que está viviendo. Los comicios del 12 de julio en Galicia y Euskadi se celebrarán, si es que se celebran, en un clima de absoluta excepcionalidad.

Y sin embargo esta vez, más que nunca, las repercusiones de sus resultados van a tener especial incidencia en el futuro político del país. De forma especial en el PP por el papel de Núñez Feijoo, como eterno candidato a la presidencia del partido que lo llevó a estar en varias ocasiones al pie de la escalerilla del avión para viajar a Génova.

En Euskadi los populares se juegan el ser o no ser. Están llamados a ser irrelevantes en el nuevo Parlamento vasco y parecen tenerlo asumido desde el mismo momento en que decidieron provocar una grave crisis que acabó con la destitución del candidato Alfonso Alonso y el abandono de significativos dirigentes. Pero en Galicia los resultados, en el caso de una victoria por holgada mayoría de Feijoo, pueden enturbiar aún más las ya revueltas aguas en las que se mueven Casado y los suyos.