Una luz oscurecida por la política


Ánimo, amigas y amigos. No seamos cicateros en el optimismo. Por fin, después del pánico y 42 días de estado de alarma, aparece una pequeña luz, aunque no sepamos si es la manoseada salida del túnel. Hasta las caras del doctor Simón y el ministro Illa se alegraron, porque el virus no podía tener unos portavoces más lúgubres. El doctor Simón, porque su rostro no es exactamente la alegría científica de la huerta, y el ministro Illa, por su uniforme negro, sus gafas negras y su dificultad para ensayar una sonrisa. Pero ayer, por fin, tenían una satisfacción que comunicar: el número de muertos en 24 horas había bajado a 367 y el número de curados era mayor que el número de infectados. La cosa sigue siendo un desastre, porque con más de tres centenares de fallecimientos en un día no hay mucho que celebrar. Pero estamos necesitados de palpar una esperanza de mejoría. Estamos necesitados de palpar cualquier mínima esperanza.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Una luz oscurecida por la política