El nuevo juicio de la Manada

Olatz Alberdi FIRMA INVITADA

OPINIÓN

20 nov 2019 . Actualizado a las 09:29 h.

Mientras se celebraba el mediático juicio a la Manada por la violación de una joven durante las fiestas de San Fermín del 2016 -por la que se condenó a los acusados a 9 años de prisión- ya se mencionaba un posible caso de abuso sexual a otra joven, anterior al de Pamplona, en la localidad cordobesa de Pozoblanco. El juicio, iniciado esta semana, saca a la luz cuestiones de indudable valor jurídico.

En primer lugar, porque el vídeo que probaría el abuso lo conocieron las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado al analizar los móviles de los acusados durante la investigación del suceso de Pamplona. Algo que el abogado defensor ha utilizado para solicitar la nulidad de la prueba, al considerar que los acusados no autorizaron dicha investigación retrospectiva y que la obtención de la prueba fue ilegal.

El juez ha rechazado la solicitud al considerar, por un lado, que los acusados sí dieron permiso para acceder a sus móviles y, por otro, que dicha cuestión debió plantearse mediante el oportuno recurso, así como la existencia de otras pruebas que deberán valorarse y resolverse en sentencia.