La Petromaquia


Para explicar someramente por qué acabó enamorándose de aquel político tan peligroso que hace tres meses le quitaba el sueño y fue sádicamente vetado para el Gobierno progresista, a Pedro Sánchez se le ocurrió contarnos que nada de lo que está haciendo tiene que ver con su enfermiza ambición de poder, sino con la denodada lucha que ha emprendido contra la ultraderecha, facha y tenebrosa, a la que solo el dúo apostólico formado por Pedro y Pablo puede contener. Por eso quiero darle las gracias por su sacrificio, y por aparcar la colosal batalla que había iniciado contra el independentismo -cuando Cataluña solo tenía un problema de convivencia-, y salir a campo abierto contra Abascal, antes de retomar la denodada lucha contra lo que también se le ha transformado -¡vaya por Dios!- en un problema político de repúblicas e independencias, y de diálogos asistidos por relator.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee sin límites las noticias de La Voz, accede a los contenidos exclusivos y disfruta de la lectura sin publicidad intrusiva, gratis durante los próximos 30 días
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

La Petromaquia