En la piscina del tío Gilito


En el depósito del tío Gilito era posible navegar en una barca de remos sobre un océano de monedas encerrado en una inmensa caja de caudales. Disney quiere ahora que rompamos nuestras huchas para tirarnos a su piscina e invertir nuestros pequeños ahorros en la nueva plataforma Disney+. Faltan dos días para que se estrene en Estados Unidos este que promete ser el próximo gran servicio de entretenimiento familiar y los espectadores del país ya empiezan a notar la repercusión. Entre el público aflora el desconcierto de ver cómo, poco a poco, algunos de los mejores contenidos de estos grandes estudios empiezan a desaparecer de canales donde hasta ahora se emitían. Ahora todo lo que sea propiedad de Disney tenderá a estar en Disney, lo que puede hacer difícil acceder a sus películas clásicas o actuales y a franquicias como Marvel y Star Wars fuera de su ecosistema.

A España este inmenso videoclub no llegará hasta marzo y este retraso verificará la solidez de esa nueva realidad que certifica que baja la piratería y que hemos aceptado pagar por ver películas y series a condición de que los estrenos sean globales y lleguen por igual a todas partes. La prueba del algodón será comprobar si los fans de Star Wars esperarán hasta entonces para ver superproducciones como la serie The Mandalorian o volverán a buscar vías alternativas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

En la piscina del tío Gilito