Política espectáculo


El espectáculo llegó al Congreso hace cuatro años con Podemos, tan acostumbrados como estaban sus líderes a exhibirse ante las audiencias televisivas. La nueva legislatura ya anuncia que la política-espectáculo va a ir a más. ¿Cómo calificar si no el hecho de que los diputados se peleen por el asiento y juren con fórmulas tan dispares como «por todo el planeta» o «como preso político»? Alguien tiene que explicarles a sus señorías que no van al Congreso a entretener a los telespectadores, sino a tratar de resolver los problemas de los ciudadanos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Política espectáculo