La hora de los jurados


Con el jurado de MasterChef se cumplió esa máxima que asegura que el roce hace el cariño. La aspereza con la que se presentaron en público durante el primer programa del concurso, allá por el año 2013, se ha transformado con el tiempo en una familiaridad que atraviesa subidas y bajadas. Tan pronto son acusados de ser excesivamente estrictos con los participantes, como ocurrió con aquel duro rapapolvo del «león come gamba», como ablandan el corazón del espectador con momentos como las lágrimas y el nudo en la garganta de Pepe Rodríguez en la final de MasterChef Junior cuando tuvo que descalificar a la pequeña Candela. Aunque se sigue intuyendo la lectura del guion que sostiene muchas de sus intervenciones, los tres chefs han ganado en estos años las tablas suficientes como para encargarse por sí solos de presentar el programa de ahora en adelante en ausencia de Eva González intentando que eso no repercuta en el espectáculo.

El tribunal de MasterChef se enfrenta así a su gran momento televisivo en un época en la que son los jurados, más que los participantes, quienes asumen el verdadero protagonismo en los concursos de oficios y talentos. También los coaches de La voz demostraron el lunes, con su travesura del bloqueo a Luis Fonsi, que ellos son el auténtico foco de atención.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La hora de los jurados