Videncias y evidencias


Progresar rápido es un problema cuando se decide avanzar en círculo. Quizás por eso algunos sienten que están de vuelta de todo. Por encima de investigaciones científicas y de estudios estadísticos. Se puede ser una izquierdista antivacunas, un presunto centrista que cuestiona el cambio climático, un derechista que dice que se ocultan los asesinatos de hombres a manos de sus mujeres y una filoindepe que asegura que la cura del cáncer está más que desarrollada, pero la oculta la mafia de las patentes. Patente de corso es lo que parecen tener ellos. Porque los partidos políticos y una parte de sus parroquias aceptan las burradas más flagrantes sin pestañear. Cuánta irresponsabilidad en nombre de la falsa pluralidad. Como si acoger a un revisionista de evidencias científicas fuera equiparable a tener en sus filas a veganos, hipsters barbudos o seguidores del Atlético. Tenemos entre nuestros diputados a un eurofán, a dos budistas, a un grupo que odia Juego de tronos y a un diputado que pone en duda los antibióticos. Nos ha quedado muy variopinto todo, porque reflejamos diferentes sensibilidades de la sociedad. Y pobres de aquellos que les nieguen una tribuna o un púlpito a los iluminados que están más allá del método científico. «¿Por qué no debatir? Se puede debatir sobre cualquier cosa», dicen. ¿También sobre si la Tierra es redonda? ¿Sobre si hay que cuestionar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres o entre negros y blancos? ¿Sobre la opción de derribar la medicina tradicional aunque cueste millones de vidas?

Los que se atreven a negar lo que han demostrado la ciencia y la historia retorciendo la verdad, ¿qué no harán con otros asuntos?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Videncias y evidencias