Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Todo empezó con un ratón

Ignacio Benedeti FIRMA INVITADA

OPINIÓN

17 nov 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Nació cuando el cine era mudo y en blanco y negro. Desde entonces, el brillo de otras estrellas de Hollywood hace tiempo que se ha eclipsado. Pero Mickey Mouse, a sus noventa años, sigue siendo casi un ídolo para los niños de todas las culturas y continúa protagonizando series de televisión, amén de ser la imagen corporativa del más poderoso imperio mundial del entretenimiento. La revista Forbes lo ha calificado como «el multimillonario de ficción mas rico del mundo», con un valor de marca cercano a los seis mil millones de dólares. Mickey nació fruto de la necesidad cuando el productor Charles Mintz y la distribuidora Universal se apropiaron, en 1928, del conejo Oswald, creado por Walt Disney y Ub Iwerks. Walt y Ub tuvieron que pergeñar otro personaje, prácticamente de un día para otro, que fuese fácil de dibujar y lo suficientemente versátil para interpretar diferentes registros dramáticos. Antes de mudarse a California, en la penuria de su pequeño estudio de Kansas City, el joven Walt alimentaba a un ratoncito, cuyo recuerdo de esperanza frente a la adversidad nunca lo abandonaría. Para este nuevo personaje, Walt sugirió a un ratón que, más allá de leyendas, fue diseñado por Ub Iwerks con sus consejos. La fecha oficial del nacimiento de Mickey, mantenida desde siempre por la compañía Disney, es el 18 de noviembre de 1928, cuando se estrena Steamboat Willie, que se considera el primero de sus cortometrajes. Gracias al sonido sincronizado, Mickey Mouse alcanzó una popularidad sin igual. Sus dos animaciones precedentes, Plane Crazy y The Gallopin Gaucho, que no habían logrado encontrar distribuidor, fueron rehechas con sonido y estrenadas con posterioridad. En la V Edición de los premios de la Academia de Hollywood, de 1932, Walt Disney recibe varios Oscar, uno de ellos por la creación de Mickey Mouse. Por su parte, Walt Disney no solo retiene el honor de ser la persona ganadora de un mayor número de premios Oscar, con 22, sino también, 59 veces, la más nominada. En 1935, Mickey protagoniza su primer cortometraje en color, The band concert, calificado como el tercer mejor cortometraje de animación. Ese año, la Liga de las Naciones declaró a Mickey como símbolo internacional de buena voluntad.

En 1938, Walt Disney inicia la filmación de El aprendiz de brujo, de presupuesto tan elevado que se estrenó en 1940 como parte del largometraje Fantasía, el primero de la historia con sonido multicanal de alta fidelidad. El aprendiz de brujo significaba tanto para Walt que su sobrino Roy decidió incluirlo otra vez en Fantasía 2000. En los cincuenta, Walt Disney desarrolla el concepto de los parques temáticos, en los que la imagen de Mickey con su sombrero de brujo se convierte en una imagen icónica. Aunque la última aparición en cines fue en 2013 con el cortometraje Get a horse!, uno de cuyos escasos positivos en 35 mm se conserva en A Coruña, el ratón vive una eterna juventud gracias a la tele. Para The Walt Disney Company, Mickey es su propiedad intelectual más codiciada: Mickey es Disney y Disney es Mickey. La compañía hace uso de todos los recursos legales posibles para, cada vez que los derechos de autor de Mickey están a punto de caducar, lograr las modificaciones legislativas necesarias para extender el plazo. En la actualidad, The Walt Disney Company cuenta con unos activos valorados en 90.000 millones de dólares, con ingresos anuales superiores a los 50.000 millones de dólares, con 199.000 empleos directos. «Todo empezó con un ratón», como le gustaba recordar a Walt Disney.