Hibridación de poderes


Periódicamente se pone de manifiesto que la tan cacareada separación de poderes del Estado español (Legislativo, Ejecutivo y Judicial), es papel mojado. El ejemplo más reciente está en el consenso alcanzado por el Partido Socialista (PSOE) y el Partido Popular (PP) para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) con el nombramiento de sus miembros y del presidente.

A los componentes del CGPJ los catalogan como progresistas y conservadores, cuando, en una auténtica separación de poderes, deberían de ser jueces sin más, porque eso es lo que son.

La realidad es tozuda y pone de manifiesto la hibridación de poderes legislativo-ejecutivo-judicial. La hibridación es la producción de seres híbridos. Híbrido, según el Diccionario de la Real Academia se define de la siguiente manera: aplícase al animal o al vegetal procreado por individuos de distinta especie. El caso más conocido es el de la mula: hija de asno y yegua o de caballo y burra; es casi siempre estéril.

¿Será una mula estéril el CGPJ que ha salido de la hibridación de los poderes ejecutivo-legislativo-judicial?

En la hibridación de orbitales atómicos se combinan dos o más orbitales puros de un átomo (s, p, d, etcétera) para formar orbitales híbridos, iguales entre sí, que originan enlaces más fuertes y determinan la geometría de la molécula resultante.

La hibridación de poderes propiciada por los partidos solo conduce a socavar la esencia del sistema democrático y no se parece en nada a la hibridación de orbitales atómicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Hibridación de poderes