¿El fin de la distensión?


La última ocurrencia de Donald Trump es retirarse del tratado de desarme nuclear firmado por Reagan y Gorbachov el 8 de diciembre de 1987. Una fecha marcada en los libros de historia e inicio de aquellos años de distensión y multilateralismo que llevaron al fin de la Guerra Fría. Eran buenos tiempos.

Aquel espíritu parece hoy olvidado a ambos lados del Atlántico. El Kremlin está ahora en manos de Vladimir Putin, exagente del KGB que añora ser el zar de todas las Rusias a base de enseñar pectorales, deshacerse como sea de disidentes y reconquistar el espacio internacional perdido por el innombrable Gorbachov, al que los rusos aún no han perdonado la caída de la URSS. En la Casa Blanca está su alter ego, Donald Trump, al que ya le quedan pocos tratados por tirar al retrete.

Detrás de su estrategia de retirarse del pacto INF, está su asesor de Seguridad Nacional, el halcón John Bolton. Estados Unidos acusa a Moscú de violar el tratado, pero The New York Times apunta que detrás está el plan de desarrollar un misil prohibido por el INF. De paso, a pocas semanas de las legislativas, Trump vende a su electorado lo duro que es con Putin frente a la prensa canallesca, que le reprocha su ayuda para ganar las presidenciales.

Pese a las amenazas de ayer, Putin hace tiempo que duda en seguir o no en el acuerdo, algo que le dejaría las manos libres ante la proximidad de las tropas de la OTAN a sus fronteras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

¿El fin de la distensión?