Caperueléctrica


El recibo de la luz no para de subir, de subir, de subir... desde hace años. Cuando un Gobierno nuevo llega a la Moncloa explica que cambiará la ley para rebajar el recibo. Y repite hasta la saciedad la palabra rebajar, rebajar, rebajar... Pero nunca ocurre. A los hechos me remito. El sector eléctrico tiene los mismo protagonistas que el cuento de Caperucita: el lobo (las eléctricas), Caperucita y la abuelita (los consumidores) y los cazadores (la administración). Pero la diferencia de la realidad con la historia es que el malo nunca sale perdiendo. Tiene la suficiente fuerza para saltarse las reglas de juego y, si lo pillan, pagar la multa correspondiente, que respecto a sus beneficios anuales será mínima.

Hace unos pocos meses el recibo de la luz subía porque no había viento ni lluvia, después porque el precio del carbón estaba por las nubes y ahora porque el CO2 se cotiza en el mercado a niveles estratosféricos.

Que nos cuenten otro cuento, que el de la niña con la caperuza roja ya nos lo conocemos, conocemos, conocemos...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Caperueléctrica