Esto no es ficción


Se empeña en no pasar a la Historia la historia más negra de Galicia, la de los narcos de chalé con empalizada, mascota exótica y festa rachada a costa de un inmenso reguero de jóvenes. Ahí tenemos de nuevo a los de siempre haciendo el mismo daño de siempre, destruyendo vidas, familias y comarcas enteras. Ensuciando Galicia. No son héroes. No son hombres. Son vampiros que comen, beben y ríen mientras a pocos metros de sus carcajadas se celebran velatorios. Cuánta razón tiene Carmen Avendaño. Cuando un pobre diablo de esquina y soportal pega un tirón, cuando roba en una guantera de coche, cuando se lleva una paga de domingo a punta de navaja, es casi siempre para pagarle un trozo de la finca, del yate y del habano a un capo de la droga. Para los de esta especie no hay reinserción posible. Tampoco puede haber perdón. Esto que están viendo no es ficción, es la gran tragedia de Galicia. No hay nada menos glamuroso que la peste del narco. A estos señores que tanto daño hacen a esta tierra había que ponerles una alfombra roja, sí, pero para retirarles, uno a uno, la condición de gallegos. Por decreto ley.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos
Comentarios

Esto no es ficción