Cthulhu á feira


Lo cuenta mi compañera Espe, de Marítima: el pulpo anda por las nubes. Ha empezado la veda y hasta julio no habrá producto gallego, pero el bicho ha despedido la temporada por todo lo alto. En las lonjas cotizaba a 15 euros el kilo. En algunos supermercados, el cefalópodo ya se vende con alarma antirrobo, como esas ginebras de colorines que algunos utilizan para aderezar el pepino o los pétalos de rosa.

A este paso, en vez de pedir una ración de las de plato de madera, pimentón y palillo, va a ser más fácil tirar las nasas a ver si pillamos al mismísimo Cthulhu. Ya saben, ese dios primordial - «el más maligno e importante de los primigenios», apostilla Llopis- que vive en el fondo del océano y, que según dejó escrito H. P. Lovecraft, es «un monstruo de líneas vagamente antropoides, pero con una cabeza similar a un pulpo cuya cara es una masa de tentáculos, un cuerpo lleno de escamas y de aspecto gomoso, garras prodigiosas en las patas traseras y delanteras, y alas largas y estrechas en la espalda». Ya sé que así descrito no suena muy apetecible. Pero ¿y el héroe que probó la primera centolla? ¿Y la primera nécora? Si la cotización del pulpo sigue volando al hiperespacio, lo mejor será pescar a Cthulhu, arrancarle las escamas, las patas y las alas, y quedarnos con sus preciados tentáculos.

Luego, después de mazar bien a Cthulhu contra las rocas, tenemos varias opciones para cocinarlo. Podemos prepararlo á feira, a la mugardesa o hacer un Cthulhu a lo sochantre, receta que el sochantre de la Colegiata coruñesa enseñó a Picadillo, el alcalde más grande y glotón de nuestra historia. El guiso da algo más de trabajo que la humilde cocción á feira, pero al precio que van los dioses submarinos, como Cthulhu o el pulpo, bien merece la pena el esfuerzo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Cthulhu á feira