El contexto de Quim Torra


El contexto es como el pecado original. El origen de todos los males. El president Quim Torra asegura que sus comentarios xenófobos están fuera de contexto, que no fuera de lugar. Habrá que profundizar, pues, en su entorno, político, histórico, cultural o económico. Torra escribió el prólogo del libro Catalunya, a la independència per la butxaca, de Alfons Durán-Pich. En su introducción, destaca «el gran mérito de este estudio: la atípica claridad expositiva de unos temas que habitualmente son áridos y complejos». Y añade que la obra aporta «credibilidad y excelencia» al discurso independentista. El autor se sorprende por el hecho de que «no se conozca ninguna placa conmemorativa en el Estado español que agradezca el esfuerzo de la contribución fiscal catalana». Durán-Pich recomienda leer un artículo publicado hace años por el historiador económico Francesc Cabana: «Madrid ha sido siempre la meca de los andaluces, gallegos, aragoneses, muchos vascos y una pila de valencianos. Solo los catalanes se han integrado poco, guardando un estilo propio y sin convertirlo en el centro permanente de su vida [...]. El sistema de trabajo de los madrileños es del todo diferente al nuestro. Hace unos cuantos años trabajaban poco, tanto en la empresa privada como en la pública. Ahora trabajan, en general, pero es inconcebible una vida de empresario en la capital que no incluya tres o cuatro cenas semanales, comidas de negocios casi diarias... ». Según Durán-Pich, «la fauna y la flora madrileñas» son la mismas. También sostiene que Cataluña es «más calvinista que católica» y contrapone frente a una devaluada marca España «los valores genuinamente catalanes» de la disciplina, el rigor y el perfeccionismo. Pues ese es el contexto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

El contexto de Quim Torra