Absueltos por...


La sentencia por la que el Tribunal Supremo ha absuelto a la tuitera Cassandra Vera ha marcado un hito en el mundo del periodismo. Nunca antes se había visto multiplicarse ad infinitum y elevarse al ara del titular la anómala construcción absuelto por + el pecado del que se acusaba al reo. «El Supremo absuelve a Cassandra Vera por sus tuits con chistes sobre Carrero Blanco», destaca un periódico de Madrid. Ese absuelve por sus tuits o por sus chistes se repite en decenas de publicaciones. 

En una frase que sintetice el desenlace de este asunto puede emplearse la preposición por con dos funciones: para indicar el agente en las oraciones en pasiva (Cassandra Vera, absuelta por el Supremo) y para denotar causa (El Supremo la absuelve por ser sus tuits un chiste fácil sin sanción penal). Pero se multiplican los casos en que se emplea indebidamente la preposición por con absolver para indicar el proceso penal de que se trata o los hechos que dan pie a este: «Oleguer Presas, absuelto por [en] el polémico caso Bemba».

Absolver exige un complemento de régimen que expresa de qué se absuelve a alguien. Este complemento es introducido por la preposición de, no con por, pese a la insistencia de algunos cronistas de tribunales: «Un hombre absuelto por [de] yihadismo pedirá al Estado 300.000 euros»; «Juzgan por asesinato al ghanés absuelto por [de] otro crimen». En estos casos, cuya solución es tan sencilla como cambiar la preposición, parece haber influido la vinculación en el inconsciente del redactor de absolver con condenar, que suele emplearse con un complemento circunstancial de causa introducido con por. Si la decisión del Supremo sobre Cassandra Vera fuese la contraria de la que tomó, se podría contar en muy pocas palabras: El Supremo condena a Cassandra Vera por su tuits. La búsqueda de esa brevedad parece ser lo que lleva a algunos a utilizar la misma estructura cambiando el verbo: El Supremo absuelve a Cassandra Vera por su tuits.

En España se usa absolver de desde al menos el siglo XV. De entonces es, por ejemplo, un documento en el que la Corte del Justicia de Ganaderos de Zaragoza afirma: «... al pastor preso por su sentencia lo absolvió de los crímines en que era acussado». Si vamos ahora a cambiar el régimen preposicional, que nos absuelvan de nuestro pecado, porque por nuestro pecado solo pueden condenarnos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Absueltos por...