La salida


Una posible definición de cultura sería la construcción intelectual que el hombre diseña en cada momento para defenderse de la angustia de vivir o para intentar paliarla. Cada época tiene sus propias angustias. A los antiguos les angustiaba su sometimiento a la naturaleza, el vivir completamente a su merced. Y lo solucionaban con la elaboración de mitos que les permitieran explicar el sentido de la existencia o su sinsentido. A los medievales les angustiaba la finitud de su mundo esférico, limitado, y se escapaban de él por la vía de la trascendencia hacia el Dios infinito. A los modernos les angustiaba el descubrimiento de sí mismos y de sus propias capacidades que, sin embargo, no bastaban para sustentar una vida supuestamente autónoma, y quisieron escapar por la vía de los grandes descubrimientos, del cultivo de la ciencia experimental y de la creación artística. Y a nosotros, ¿qué nos angustia? El poder.

En primer lugar, el poder tecnológico que tenemos y nuestra capacidad de dominio sobre la naturaleza y, una vez que nos hemos cargado a Dios, también sobre los demás hombres, que si Dios no existe, se reducen a naturaleza dominable. Nos damos miedo, porque nunca ha existido una época con tanta capacidad técnica y tan poca dotación ética. De ahí la fuerza del ecologismo -convertido, para algunos, comprensiblemente, en religión- o la disputa en torno a asuntos tan graves como el llamado cambio climático.

Temblamos, porque las relaciones -también entre hombres y mujeres- tienden a reducirse a mero dominio. Sobre todo se advierte en las relaciones económicas, que han contaminado completamente las políticas y las culturales. Sin Ética, para esto no hay salida.

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
34 votos
Comentarios

La salida