Camino de perdición


Es una frase conocida la que titula esta columna. Es, también, la novela de uno de los espléndidos novelistas que han surgido en las tierras de León, tan cercanas a la nuestra. Habla de viajantes y de los límites que roza el ser humano. Yo la recomiendo porque creo que es la mejor de todas las novelas de Luis Mateo Díez.

 El título me da la oportunidad para trenzar una analogía con el PSOE, el de Madrid y el gallego, que va a ninguna parte. A la perdición absoluta. Negarse a suscribir el acuerdo con Canadá es un paso más en su deriva. En Madrid quizá gobiernen, porque el PP madrileño tampoco está para echar cohetes: Montoro y De Guindos se bastan, ellos solos, para derribar un gobierno. Si a ello unimos a Rafael Hernando y la cloaca del canal madrileño, que gobierne el PP es un milagro o una evidencia: España tiene la peor oposición de su historia. Sin embargo, en Galicia, Núñez Feijoo será presidente mientras quiera ser presidente. Y con mayoría absoluta. Y cada vez con mayor distancia sobre el segundo. Y todo porque en política hay un principio vital que Sánchez y sus huestes (el 70 % del PSOE) desconocen: las elecciones se ganan en el centro. Y el centro se lo han dejado al PP. Los amigos naturales del socialismo, mareas podémicas y antisistémicas, en realidad son sus enemigos. Pero no lo entienden. Suerte que Feijoo nos ha salido cabal y cauto, de eso nos beneficiaremos los gallegos. El PP de Madrid, observando el camino de perdición socialista, debía poner un espejo en Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos

Camino de perdición