Perspectivas electorales


Según nuestras estimaciones, de celebrarse ahora elecciones generales ganaría el PP con 6,9 millones de votos, el 31 % de los válidos y 129 escaños, un retroceso de un millón de votantes desde el 26J que resulta exiguo en términos de escaños (-8), lo que se explica en el patrón territorial de este partido y las características de la Loreg. El PP resiste con los más mayores en la España interior, despoblada y sobrerrepresentada mediante una la ley electoral que obliga a elegir un mínimo de dos diputados por provincia. 

Pablo Iglesias ganó a los jefes de la comunicación de masas en Vistalegre II porque son electoralmente incompetentes. Ficharon al balón de oro del negocio de los votos, Íñigo Errejón, pero acabó lesionado para lo que queda de temporada y ya no tienen a quién poner. Unidos Podemos y las confluencias suman 5,2 millones de votos, el 24 % de los válidos y 81 escaños, diez más que el 26J y claramente distanciados del PSOE, aunque lejos de los 6,1 millones de votos que sumaron estos partidos y coaliciones el 20D.

El PSOE es tercero con cuatro millones de votos, el 18 % y 63 escaños (-22), un retroceso de 1,4 millones desde el 26J. Considerando que reúne circunstancialmente a electores de Susana Díaz y de Pedro Sánchez, lejos de remontar, este partido tiene que caer al umbral del 15 % y a la cuarta posición cuando Susana Díaz gane las primarias. Es así: toda la demoscopia subraya que la presidenta andaluza es un paquete para disputar unas elecciones generales, porque además de no alcanzar los cuatro millones de votos en España, profundiza la fractura territorial de su organización; lo que el lector conoce desde hace tiempo como el partido del sur con oficina en Madrid.

Ciudadanos es cuarto, con 3,6 millones de votos, el 16 % y 49 escaños. Los de Rivera ya marcaron 3,5 millones el 20D, luego esto no es noticia, aunque sí la suma circunstancial de 178 escaños con el PP; hacía tiempo que no la veíamos. Lo sorprendente es que la generalidad de los periodistas ignoren un espacio electoral de tres millones de electores que ha sido refrendado el 26J, porque los resultados están ahí. Ciudadanos conquista ahora 740.000 electores del PP mientras que transfiere 200.000 de sus votantes del 26J a los populares, un saldo de medio millón de votos entre dos rivales directos que abre una distancia de un millón de electores favorable a Ciudadanos.

Como dato fijo, Pedro Sánchez seguirá gustándose aunque pierda las primarias y los periodistas no lo comparen con Macron. El paradigma del yo es yo debió dimitir el 20D, pero ahí sigue. Ha dividido el electorado socialista y tiene que perder contra Susana Díaz; luego quedarán sus huérfanos, electores enfrentados con el PSOE que no votarán, u otros que lo harán por UP y las confluencias e incluso por Ciudadanos y otros partidos, con el fin de castigar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos

Perspectivas electorales