Paradojas de nuestros saldos comerciales

Albino Prada
Albino Prada CELTAS CORTOS

OPINIÓN

16 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El pasado mes de febrero nuestro Ministerio de Economía ofrecía el primer avance de los flujos comerciales exteriores en España y sus comunidades autónomas. Para el conjunto de España las importaciones de mercancías (a pesar del reducido precio del petróleo en el 2016) superaron a lo exportado en casi 19.000 millones. Un déficit comercial de alrededor del dos por ciento de la riqueza nacional (PIB).

Sin embargo, dicho saldo comercial exterior era muy desigual, según el territorio en el que nos fijásemos. Galicia anotó un excelente resultado: un superávit de 4.400 millones. Una cifra que equivale a un positivo ocho por ciento del PIB. Como sabemos, Galicia tiene un nivel de riqueza por habitante por debajo de la media española. ¿Sucederá lo mismo en una región aún menos rica?

La respuesta es positiva. Andalucía también anotó un saldo comercial positivo en el año 2016 de un uno por ciento de su PIB. De manera que dos regiones menos ricas de la economía española aparecen como campeonas exteriores si tenemos en cuenta sus balanzas comerciales positivas.